Aun siendo un tumor benigno, es una palabra que inquieta a cualquier mujer cuando se la diagnostica de un fibroadenoma de mama. Sentir  un “bulto” que se mueve en el pecho está asociado con el cáncer de mama, uno de los más comunes, pero a ese tumor mamario benigno se le conoce como fibroadenoma.

Qué es un fibroadenoma de mama

Fibroadenoma de mamaEs una lesión en la mama que puede palparse con la mano, se mueve, por ello se origina la comparación con una “canica debajo de la piel”; presenta un tamaño de entre 1 y 3 centímetros y, por lo general, este tipo de nódulos no cancerosos es más frecuente en las mujeres entre 20 y 40 años.

No obstante puede manifestarse a cualquier edad, no son dolorosos y se vuelven molestos durante el periodo menstrual. Si están ubicados en una zona donde se produzca roce con una prenda íntima pueden llegar a ser molestos.

Un fibroadenoma es un tumor benigno de la mama. No es doloroso ni canceroso, y es recomendable un seguimiento por parte del especialista.

Tipos de fibroadenomas

Existen dos tipos de fibroadenomas de mama: los simples y los complejos.

  1. Los fibroadenomas simples miden entre 1 y 3 centímetros y tienen una apariencia lisa al tacto. No corren el riesgo de convertirse en cáncer de mama con el paso del tiempo.
  2. Los fibroadenomas complejos pueden variar sus células y tienen características diferentes. Por ejemplo, este nódulo puede aumentar de tamaño así como acrecentar el riesgo de padecer cáncer de mama.

Por otro lado, los fibroadenomas menos comunes o frecuentes, se les denominan fibroadenomas juveniles y fibroadenomas gigantes. Reciben este nombre por ser más grandes, de 5 centímetros específicamente y se detectan en jóvenes o adolescentes.

Causas del fibroadenoma

Las causas que lo producen no se conocen con certeza, sin embargo, el fibroadenoma se desarrolla debido a una hipersensibilidad a los estrógenos, las hormonas femeninas producidas en el periodo fértil. También crecen durante el embarazo o en los ciclos de tratamiento hormonal, disminuyendo su tamaño en la época de la menopausia debido a que los niveles de estrógeno bajan.

Las causas que lo producen no se conocen con certeza, sin embargo, el fibroadenoma se desarrolla debido a una hipersensibilidad a los estrógenos.

La mama tiene glándulas productoras de leche rodeadas de un tejido fibroso y graso además de conductos que llevan esta leche hasta el pezón, conocidos como “ductos”. En esencia, los fibroadenomas se forman cuando el tejido glandular y los ductos crecen en mayor medida en los lóbulos, se condensan y dan lugar a un nódulo sólido.

Diagnóstico de un fibroadenoma de mama

  1. Durante la consulta, el especialista puede preguntar por los antecedentes médicos.
  2. Puede realizar una exploración y valoración a la paciente.
  3. El ginecólogo puede realizar una ecografía o una mamografía, según el caso.

Estas pruebas también pueden complementarse en circunstancias muy concretas con una biopsia de mama. La biopsia de mama consiste en extraer una muestra del tejido mamario que está lesionado para ser valorada en laboratorio. Esto determinará si el nódulo es cancerígeno o no, de ser benigno se debe determinar qué tipo de fibroadenoma es.

Por norma general los fibroadenomas de mama solo requieren un seguimiento anual para valorar su crecimiento, cuando son estables, el seguimiento se puede distanciar y en algunas ocasiones deja de ser necesario.

¿Cómo tratar un fibroadenoma de mama?

Para los fibroadenomas de mama no existe un tratamiento médico específico. Esto se debe a que los nódulos, por lo general, no cambian de tamaño y desaparecen por sí solos con el paso del tiempo.

En otros casos, cuando el nódulo mamario aumenta su volumen o genera molestias, es oportuna la extirpación del fibroadenoma de mama. La extirpación del fibroadenoma de mama puede realizarse de dos maneras:

  1. En una operación de quirófano: Consiste en hacerle una incisión a la paciente en la zona donde presenta la lesión. En este proceso se utiliza anestesia local o general.
  2. Biopsia de escisión asistida por vacío: Esta intervención requiere de una técnica mínimamente invasiva sin la necesidad de un quirófano. La paciente recibe anestesia local, se le practica un pequeño corte en la piel, se le inserta una aguja y, mediante un leve vacío, se procede a aspirar el tejido mamario afectado.

 

Mientras, con la ayuda de un bisturí el médico va cortando el fibroadenoma hasta extraerlo. Este proceso no deja cicatriz.

La degeneración a un cancer de un fiboadenoma es extremadamente rara. Quiere decir que lo recomendable, después de un diagnóstico de fibroadenoma de mama, es mantener un control regular con el especialista .

 

Dr. Jose Eduardo Arjona

Author Dr. Jose Eduardo Arjona

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Córdoba. Atención ginecológica integral. Especialista en ginecología y obstetricia.

More posts by Dr. Jose Eduardo Arjona

Leave a Reply